Editor Real de la Peña

01 enero 2019

4 comentarios

Ruta del Queso y el Vino

 

Querétaro, a parte del paisaje típico de la zona central del semidesierto, asociado a grandes extensiones de llanura o valle dedicada a la agricultura y la ganadería, constituye una verdadera sorpresa para aquellas personas que los visitan por primera vez, su estratégica ubicación en el centro del país y su extensión, hacen de este estado, un compendio de ecosistemas con varios tipos de climas y microclimas. Su flora y fauna es variada como el territorio que la sustenta y los distintos habitantes que aquí encontramos, suponen un importante tesoro biológico que sorprende a propios y extraños.

Aquí, cualquier época del año es buena para disfrutar del agroturismo y enoturismo, rodeada de naturaleza, de un rico patrimonio histórico-cultural, de tradiciones ancestrales y de una deliciosa gastronomía, la red de alojamientos ofrece al visitante lo mejor de esta tierra de hospitalidad de sus gentes. Con la calidad como principio obligado, los servicios turísticos de diferentes pueblos con encanto como lo son Tequisquiapan, Bernal y Colón, son lugares ideales donde descansar, disfrutar de la naturaleza y desconectar del ajetreo y estrés del día a día en la gran ciudad, motivo que hoy nos envuelve para dar surgimiento a “la Ruta del queso y vino”.

El Estado de Querétaro cuenta con una importante zona de producción de vinos de mesa y de quesos artesanales, pertenece a una de las cuencas lecheras más importantes del país, de ahí es que se tienen productos lácteos de primera calidad, excelentes quesos frescos y madurados, crema, nata y derivados, además de un clima perfecto para el cultivo de la vid, en donde sus uvas, son protagonistas para la crianza de estupendos vinos tranquilos y espumosos que incluso se exportan a otros países como Japón. Prueba de ello es que en Tequisquiapan se celebra una de los festivales enológicos y gastronómicos más importantes de toda la República Mexicana,   “La Feria Nacional del Queso y el Vino”, evento temático, cultural y musical, que recién cumplirá en este año su XXXI Edición.

Esta Feria se lleva a cabo cada año durante la primavera (ultima semana de mayo y 1a. semana de junio), abarcando dos fines de semana. Aquí, el visitante puede tener la experiencia de conocer las queserías y vinícolas de la región, degustar una gran cantidad de quesos de vaca, oveja y cabra, experimentando maridajes con deliciosos vinos blancos, rosados, tintos y burbujeantes espumosos.

Con información de: www.dondeir.com

4 Comentarios

Responder a Leticia Martinez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *